¿Qué es la osteopatía? ¿De dónde viene?

La Osteopatía nació en los Estados Unidos a fines del siglo XIX. Fue creada por Andrew Taylor Still que elabora este concepto luego de una larga investigación  y numerosos cuestionamientos sobre la salud y la vida. Su historia personal estuvo marcada por la muerte de varios de sus seres queridos (su esposa et 4 de sus hijos), hechos que desencadenaron sus ansias de buscar nuevas maneras de curar.

« La Osteopatía es una ciencia, un arte  y una filosofía » A.T.Still (Autobiografía)

Es una filosofía, la osteopatía concibe al ser humano como un todo y en relación a su medio ambiente. Ella engloba a la persona en su conjunto, en sus aspectos físico, emocional y espiritual. Es un arte porque cada tratamiento es único, adaptado a la persona que consulta. El trabajo osteopático consiste en buscar y tratar la causa del problema y no el síntoma, el dolor. Es una ciencia porque se base sobre nociones precisas de anatomía, fisiología, biología y neurología.

¿Por qué una Osteopatía tradicional?

«  Sólo los tejidos vivos del cuerpo conocen la verdad » Rollin Becker

Queremos mantenernos fieles a los principios de los fundadores de la osteopatía, sobre todo los de A.T Still, W.G Sutherland y R. Becker.

La osteopatía es una medicina tradicional que se basa en un conocimiento anatómico preciso y una filosofía holística. Ella reposa sobre una visión global del ser humano (cuerpo, alma, espíritu) y no únicamente en una visión mecánica.

“Medicus curat, natura sanat”, (el médico cura, la naturaleza sana) Hipócrates

El osteópata acompaña los tejidos con las manos para permitir que el cuerpo se armonice.

Ella reposa sobre varios conceptos:

  • la mano, nuestro único útil de análisis y de tratamiento
  • la noción de globalidad del individuo (el cuerpo es uno)
  • interdependencia entre estructura y función
  • auto-regulación del cuerpo

Para lograrlo, la osteopatía debe remontar al origen del problema y no solamente tratar las consecuencias de los desequilibrios.
Nuestros modos de vida, los movimientos repetitivos, el stress, los traumatismos de todo tipo, los shocks emocionales y las tensions psicológicas y nerviosas están frecuentemente al origen de los dolores llamados „ funcionales“.

La osteopatía se revela eficaz en este tipo de tensiones funcionales y no se dirige en ningún caso a los dolores conocidos como „orgánicos“, o sea a los dolores relacionados a patologías.

La osteopatía permite de reequilibrar – en paralelo o no a un tratamiento medical – los diferentes sistemas del cuerpo, la mayoría del tiempo en relación con las vértebras.

Por esta razón, tratamos las zonas al origen de los dolores y no necesariamente las zonas dolorosas.

Una vez el trabajo osteopático terminado, el cuerpo puede auto-regularse sin intervenciones exteriores.

Nuestro objetivo es lograr la autonomía y la responsabilidad del paciente.

La osteopatía es una terapia fundamentalmente orientada a la prevención.

Le recomandamos consultar al osteópata 2 o 3 veces al año para prevenir la aparición de tensions y adaptaciones , que sólo hacerlo en caso de grandes dolores, lo cual necesitará más trabajo y por ende más sesiones.